La rutina facial de novias definitiva para lucir perfecta el día de tu boda

Se acerca el gran día. Si la boda es obviamente una fuente de felicidad, los preparativos generan estrés que, si no tenemos cuidado, no le hace ningún bien a nuestra piel. Y como sabes, los resultados de una rutina de skincare no son visibles de la noche a la mañana, sino que son fruto de la constancia y el autocuidado diario para que luzcas una piel radiante a largo plazo. De hecho, los expertos recomiendan revisar la rutina facial de novias para adaptarla, aproximadamente, seis meses antes de la boda. No hay que olvidar tratar el cuello y el escote, considéralos una prolongación del rostro.

¿Quién no ha soñado con llegar al altar con un cutis perfecto, un peinado digno de alfombra roja, una manicura y pedicura impolutas y un cuerpo tonificado? Salvo que seas una afortunada, no es algo que ocurra por un milagro. Para el resto de los mortales, como he mencionado anteriormente, deberás comenzar a cuidarte la piel con meses de antelación. Lógicamente, no será lo mismo la rutina facial de una novia que tiene la piel sana y luminosa, que aquella que tenga la necesidad de solucionar algún problema cutáneo. Pero, grosso modo, hay unos tiempos estipulados para que los resultados obtenidos sean visibles (y bonitos). Y, por supuesto, siempre combinando los cuidados domiciliarios con tratamientos en manos de profesionales.

El secreto está en la limpieza profunda de la piel

“Vamos a comenzar por la base de una gran piel, la doble limpieza, por la noche es fundamental retirar perfectamente la base de maquillaje para que la piel esté libre de impurezas y pueda absorber el tratamiento. Además, durante la noche se produce la reparación natural y así contribuimos a que la piel respire y se oxigene mejor. Comenzaremos con un bálsamo desmaquillante en aceite como nuestro Take the Day off, siguiendo con un jabón facial adecuado a nuestro tipo de piel para una limpieza completa”, aseguran las expertas de Clinique. 

Take The Day Off™ Desmaquillante de Ojos y Rostro en Bálsamo de Clinique. Desmaquillador suave que disuelve eficazmente el maquillaje de rostro, ojos y filtros solares. Cuando se aplica, su fórmula en bálsamo se transforma en un sedoso aceite al masajearlo sobre la piel. Limpia en profundidad y se disuelve fácilmente. Ayuda a retirar los restos de contaminación de la piel para conseguir un aspecto más joven durante más tiempo. No deja la piel grasa ni tampoco la reseca.

Exfoliación o cómo elevar la rutina facial de novias a otro nivel

Una buena rutina de belleza pasa por desmaquillar y limpiar la piel del rostro a diario, aplicar un sérum y una crema de día y de noche, un contorno de ojos y completar todo con un exfoliante y una mascarilla, al menos una vez a la semana. De hecho, ya sea en la cara o en el cuerpo, la exfoliación es crucial para eliminar las impurezas y las células muertas de la piel para evitar la obstrucción de los poros (y con ello los brotes de acné), pero también para mejorar la textura y el tono de la piel. Eso sí, siempre que respetes una regla de oro: no utilizar el mismo exfoliante para el cuerpo y el rostro. Los expertos reconocen este paso como decisivo en una rutina facial de novias para lucir una piel perfecta y radiante en su gran día.

Bubble Mask de Deliplus. Mascarilla limpiadora y exfoliante facial con Perlita Mineral (polvo de cristal volcánico originario de Turquía). Su textura es en forma de pequeñas y finas partículas. Éstas ayudan a retirar restos de grasa, suciedad, células muertas e impurezas de la superficie de la piel.

Exfoliante Corporal Mineral Seesee de Deliplus. Mercadona vende más de 1.600 unidades al día de su exfoliante corporal elaborado con sales minerales del mar muerto. Se caracteriza por limpiar impurezas y células muertas, hidratar y suavizar la piel. Además, fortalece la barrera cutánea y retiene el agua para evitar la deshidratación.

La alimentación también forma parte de la rutina facial de novias

Silvia Oliete, experta facialista y directora del centro de belleza Blauceldona, explica que “hay que comer sano, evitar la grasa, beber mucha agua, bla, bla, bla… Así es como perciben las novias el eterno discurso de mantener una dieta equilibrada y saludable de cara al gran día. Por desgracia, las bodas son uno de los eventos que nos hacen reparar en todo lo que debemos mejorarla, bien para adelgazar unos kilos y vernos mejor ese día, o porque los nervios hacen que algunas personas coman menos y los pierdan de manera natural aun no haciéndoles falta, pero no se nutran bien”.

La experta en facialismo continúa asegurando que, con toda la antelación posible, cuidar la dieta debe de ser prioritario por múltiples razones: garantizar nuestra talla y minimizar los cambios y retoques de vestuario, mejorar nuestro estado anímico y físico en general y conseguir así mejores resultados con nuestros tratamientos estéticos, ganar energía y favorecer el equilibrio, salud y belleza de la piel desde el interior. “Para ello, debemos limitar y/o eliminar al menos desde una semana antes la sal, el azúcar, las grasas saturadas y los hábitos tóxicos como el tabaco y el alcohol. Y, por el contrario, aumentar nuestra ingesta de agua, zumos naturales, frutas y verduras, carnes magras, cereales integrales y probióticos”.

Escoge los tratamientos adecuados para tu tipo de piel

Por último, pero no por ello menos importante, has de incorporar un sérum, una crema de día y de noche y un contorno de ojos adaptados a tu tipo de piel y sus necesidades. Para un refuerzo de luminosidad y una protección total de la piel, los expertos recomiendan la vitamina C y la niacinamida. La primera es ideal por su alto poder antioxidante, para evitar los radicales libres (principales causantes del envejecimiento prematuro), pero también por inyectar una luminosidad preciosa sobre la piel e igualar el tono. Por su parte, la niacinamida es perfecta para fortalecer la barrera cutánea y evitar la pérdida de agua transepidérmica.

Por la noche, se recomienda incorporar principios activos pro-aging, como el retinol. Éste es “un derivado de la vitamina A presente de forma natural en la piel, que es considerado el Santo Grial de los activos antiedad por múltiples (y demostrados) beneficios sobre la piel. Es ideal para personas con problemas de hiperpigmentación que quieren atenuar sus manchas. Además, al ser un excelente activo antienvejecimiento, es ideal para las personas que quieran eliminar las líneas finas y las arrugas ya que promueve la síntesis de colágeno, elastina y ácido hialurónico. También es muy recomendado en pieles grasas con tendencia al acné porque mejora la textura de la piel, minimiza la apariencia de los poros dilatados, aumenta la luminosidad y mejora (y previene) los brotes de acné”, asegura la Dra. Arantxa Arana, dermatóloga de la Clínica Pérez Sevilla.

Contenidos Recientes

Follow Us

Contenidos Populares